miércoles, 26 de enero de 2011

El recorte presupuestario en la educación de Cantabria afecta a las condiciones laborales y a la calidad educativa.

Desde CC OO seguimos insistiendo en que hay una cierta falacia en el discurso oficial de que los recortes presupuestarios no afectan a la calidad de la enseñanza. Afectan, claro que sí, de la misma manera que afectan a las condiciones laborales de los trabajadores y las trabajadoras y no solamente en lo que se refiere al recorte salarial.

El presupuesto de la Consejería de Educación ha sufrido un recorte del 6% en relación al 2010, uno de los mayores entre las Comunidades Autónomas, reconociendo, eso sí, que también Cantabria estaba en cabeza en el período 2004-2008 en los porcentajes de aumento.

Para CC OO el discurso no se sostiene puesto que entendemos que los aumentos de plantilla, las construcciones escolares, los programas educativos…. que se habían puesto en marcha eran necesarios para que el Sistema Educativo de Cantabria diera un salto cualitativo importante. Por lo tanto, si se recorta en estos capítulos, lógicamente, va a afectar a la calidad de la enseñanza.

Yendo a ejemplos concretos. Las sustituciones comienzan a normalizarse en estos momentos después de casi cuatro meses de curso. Pero comienzan a normalizarse las de larga duración. Las sustituciones cortas ni se plantean el cubrirlas. Eso afecta a la calidad de la enseñanza y a las condiciones laborales. Si no se cubre una sustitución hay que hacer cambios organizativos que si se repiten afectan a algo tan sensible como la salud laboral. Decir que, en general, uno de las causas de mayor deterioro de la salud laboral de los trabajadores/as y trabajadoras reside en la estructura organizativa del trabajo.

Otro caso sangrante es el retraso con el que cobran las dietas de desplazamiento el profesorado itinerante. Es decir, que estos trabajadores/as no solamente han visto recortado su salario sino que tiene que adelantar dinero a la Administración Educativa.

Y un tercer caso que afecta fundamentalmente a la FP. Se han reducido considerablemente los desdobles e, incluso, los refuerzos. Y esto es evidente que afecta a la calidad de la enseñanza y a las condiciones laborales.

No podemos olvidar el peligro que para el empleo supone la tasa de reposición. Si reducimos a la mínima expresión las convocatorias de las Ofertas Públicas de Empleo. Si en Comunidades como en Cantabria tenemos una tasa de precariedad en el empleo del 25%, es legítimo pensar que a una OEP residual o inexistente se puede añadir un recorte en la bolsas de interinidades.

Y todo esto, solamente, con una vuelta de tuerca. No queremos ni pensar si, en el futuro, se produce una segunda vuelta de tuerca como en Murcia.

En resumidas cuentas, CC OO se reafirma en que los recortes presupuestarios van a afectar a la calidad de la enseñanza y a las condiciones laborales del profesorado más allá del grave recorte salarial que han sufrido.