martes, 28 de febrero de 2012

¿No hay más opciones?

Para todo en la vida existen varias opciones. Los problemas de nuestro día a día los resolvemos optando entre varías opciones, y casi nunca elegimos la más traumática.

Si esto sucede con la misma naturalidad que lo narro, por qué se empeñan nuestros gobernantes en "hacernos comulgar con ruedas de molino", diciéndonos una y otra vez que no les queda más opción que la del recorte.

Economistas de todo el mundo están constantemente diciendo que mediante medidas económicas basadas exclusivamente en recortes, nunca se reactivará la economía, y por tanto, lo único que crearan es un espiral de recortes abocándonos a una Gran Recesión de magnitudes inimaginables.

Por tanto, otras opciones no solo son posibles, sino que según algunos son la manera de salir de la crisis, dejar de destruir empleo y comenzar la recuperación económica. Pero los disciplinados Rajoy, en primera instancia y el resto de presidentes autonómicos "azules", después no admiten más que las ordenes Merkelianas de recorte y más recorte.

Les da lo mismo, que la sociedad salga a las calles, que la izquierda política les haga propuestas, que los sindicatos les planteen alternativas, ... ellos, "erre que erre" a lo suyo: a obedecer a Merkel, o a los mercados y a favorecer el despido en vez de la creación de empleos.

¿Están seguros de que no hay más opciones?

A tenor de las contradicciones que los componentes del gobierno, tanto estatal, como autonómico de Cantabria - que es el que más conozco-hay más opciones. Creo que es inconcebible que un Consejero se escude en otro, o en el propio Presidente para defender la necesidad de los recortes. Si de verdad fuesen la única opción los defenderían con argumentos claros e irrefutables, y no con escusas de imposiciones de otros.

Por tanto, creo que el Gobierno no esta diciéndonos la verdad sobre sus políticas que obligan a tantos despidos y tanta tensión social. Otra manera es posible, pero hay que tocar el bolsillo a los que más tienen, combatir el fraude fiscal, eliminar privilegios a los que mayores les tienen (Iglesia), en definitiva planteando políticas socialmente JUSTAS.