jueves, 18 de diciembre de 2014

Pánico Escénico

Según Wikipedia es: “Uno de los padecimientos más temibles en el marco de las relaciones personales, es el llamado Miedo Escénico o Pánico escénico, estado inhibitorio que reduce la efectividad comunicacional e impide el despliegue de las capacidades expresivas potenciales de los afectados.”

Después de la presentación por parte de la Consejería de Educación del programa de becarios, que CCOO “bautizamos” en Castilla la Mancha como “Programa de Esclavos”, la mayoría absoluta de la Junta de Personal, el Sindicato STEC, se conforma con sacar una simple nota de prensa, sin darse cuenta de que ahora tienen la responsabilidad de convocar al resto de organizaciones y proponer las negociaciones a la administración.

Ya no vale con una nota de prensa, su mayoría les obliga a liderar la acción sindical y a forzar negociaciones de todos los temas que afecten al personal docente.

No les vale con una declaración de buenas intenciones en las redes sociales por parte de sus candidatos interinos. Hay que liderar la propuesta, y plantear alternativas y buscar unidad sindical.

Desde CCOO ya hemos planteado en el mismo formato que estamos dispuestos a hablar y a conformar la unidad sindical que durante los últimos cuatro años nos esforzamos en lograr, y sobre todo a plantar cara a la Consejería ante propuestas injustas.

Creemos necesaria una convocatoria de huelga de los interinos de Cantabria, creemos necesaria la firmeza y entrega en la defensa de los intereses de los trabajadores, ya sean interinos o funcionarios.

Lo que se salga de esto es Pánico Escénico, o como diría el gran Joaquin Sabina un Pastora Soler

martes, 9 de diciembre de 2014

Papá, ¿Por qué te manifiestas?

Hoy, cuando llegaba, tarde, como siempre, mojado, como muchas veces y cansado como a diario; mi hijo al verme me preguntó porqué me manifestaba tanto. Es la enésima manifestación a la que asisto, - hoy en Renedo de Pielagos por el cierre de Saint Gobain- y las que nos quedan...

Le explique que hoy estuve con los trabajadores de esa fábrica, de la que el padre de un amigo suyo es trabajador, para protestar por el cierre, y por que otra vez en Cantabria se quedan un montón de familias en la calle sin que parezca que le importa a nadie.

Le intenté explicar que hay que ayudar, y apoyar al que lo necesita para en el caso en el que lo necesites tú, los demás te ayuden. El lo entendió, y me dijo que hacía bien estando con estos trabajadores, pero que esperaba que yo no lo necesitara... (Cosas de un niño de 6 años)

Pero esto, me hizo reflexionar, recordar cuando los trabajadores de la enseñanza pública (algo menos de 7.000) hicimos la última huelga, que por las calles de Santander nos manifestamos mas de 20.000 personas. ¡Eso fue un ejemplo de solidaridad con nuestro sector, cuando no todos hicimos huelga!

La sociedad de Cantabria dio una lección a los docentes, que tengo la impresión que no hemos sido capaces - al menos una parte importante- de entender.

La mayoría de los docentes de Cantabria ha creído que apoyando a sindicatos sectoriales se va a "arreglar lo suyo", dando la espalda a la sociedad, y desoyendo la máxima  de la unión hace la fuerza, y que el que divide vence, mejorarán sus condiciones laborales.

Apoya a organizaciones que se aprovechan de no tener que mojarse como nos toca a otros, o que aún no han tenido casos escandalosos de los que TODOS repudiamos, pero que cuando convocan o apoyan huelgas convocadas por "los sindicatos" ellos nunca las secundan, nunca nuestran, como hacemos los representantes de "los sindicatos" sus retenciones salariales, simplemente por que no las hacen. 

Estos días más que nunca, creo necesario el sindicalismo de clase, en el que el maestro, el médico, el albañil, el empleado de banca o la del hogar, en definitiva los TRABAJADORES estemos juntos apoyándonos unos sectores a otros, por que si no mejoran el resto de trabajadores, nosotros tendremos más precariedad, menos trabajo y en peores condiciones, por que con estas organizaciones -"amarillas"- sectoriales, la división de los trabajadores se la damos hecha a los empresarios y administración.

Estos días más que nunca creo que como dice mi hijo, tengo que ayudar a los padres del resto de niños para que puedan trabajar, sin fijarnos en que trabajan, y asegurando que trabajen. Ahora más que nunca el sindicalismo de clase, con toda la "evolución" que necesita se haga, es imprescindible ante cantos de sirena egoístas, e insolidarios con el resto de trabajadores.

Ahora es el momento de que todos nos mostremos como somos, y espero que el próximo domingo en la manifestación convocada en Santander por el "EMPLEO Y DIGNIDAD" estemos todos los docentes, apoyando a todos los interinos y al resto de trabajadores con empleos precarios que intentan salir hacia adelante, y los parados que cada vez son mas en esta sociedad.