viernes, 27 de noviembre de 2015

Educación pública, laica y de calidad

Mañana volveremos a salir a la calle en Cantabria contra la LOMCE y por una educación que nuestros menores merecen.
Yo, no estaré presente en persona pero emocional y mentalmente estaré allí. 
Creo que después de cuatro años de destrucción de nuestro modelo educativo es momento de avanzar para una mejor educación en Cantabria y no conformarnos en recuperar cuestiones puntuales, laborales, económicas o de mero maquillaje.

Debemos abandonar las actitudes que solo benefician a unos pocos, a sustituir el "qué hay de lo mío" para avanzar en la mejoría de lo de todos.

No podremos mejorar la calidad y equidad de nuestra educación sin una mejoría en las condiciones de trabajo, en las relaciones entre administración, trabajadores y padres. 

Pero para avanzar en una educación del siglo XXI hay que sustituir la prohibición por el positivismo, la confrontación por el diálogo y la imposición por el consenso basado en las necesidades reales de nuestro modelo educativo.

Necesitamos muchos más docentes - y de todas las especialidades y cuerpos-, más y mejor formación, tanto inicial de los docentes como continúa, más respeto a nuestra labor por la sociedad en general y sobre todo, cambiar tanto estructuras, como tiempos, como materiales, como en la implicación familiar.

En definitiva, creo que es tiempo de una nueva educación para un nuevo tiempo.