lunes, 30 de diciembre de 2013

Y para el próximo año, ¿Qué?

Después de este año 2013, que pese a quien pese, peor no ha podido ser. Llega el momento de hacer balance y predicciones para el próximo año. ¿Habrá la recuperación que con tanto afán Rajoy y los suyos nos prometen? ¿Será tan malo, como lo estamos sintiendo en nuestras carnes y diferentes analistas, sindicatos, etc. nos dicen...?

Yo, personalmente creo que no va a ser nada bueno, y que en educación vamos a ver como se hacer realidad la educación que tanto nos extrañaba cuando allá por 1994 leíamos el "Florido Pensil". Un año marcado por la LOMCE. Un año en el que el ministro Wert verá como su "magnifica ley" lleva a nuestro país a hundirse en las valoraciones internacionales educativas.

En este aspecto, el educativo, hemos de plantearnos, una vez más qué tipo de sociedad somos, y qué tipo de sociedad queremos. Para eso debería servir un sistema educativo. Para construir entre todos una sociedad que se adapte a los tiempos, más cohesionada, más protectora con los desfavorecidos y mucho más crítica con los corruptos, cacos e insolidarios.

Pero, para esto se necesitaría consenso. Un consenso social, político e institucional que planteara las lineas estratégicas del modelo social que se acuerde. Un consenso que de manera trasversal afecte a nuestro estado del bienestar y que además plantee los grandes ejes en políticas tan importantes, como la de exterior, económicas y sociales. 

¿Que imagen de país damos si cada gobierno modifica las leyes educativas, deroga leyes e implanta otras que nos hacen retroceder más de treinta años, etc.? 

Así, la crisis política no acabará nunca, porque la sociedad cada vez se alejará más de una clase política más preocupada por complacer a lobbys de poder que a quienes les eligen.

En definitiva, que o se da un golpe de timón de 360º o esto irá de mal en peor.

En educación, además de lamentarnos por una ley, que a juicio de la mayoría de nuestro sector, no va a mejorar nada de lo que había, y que además va a generar mas desigualdades, hemos de preocuparnos por otra cosa. Cada vez más aparecen en los informativos noticias de niños que sus padres no pueden alimentar, dotar del material necesario para ir al cole o que no pueden realizar ningún tipo de actividad extraescolar por falta de recursos. Y esto viendo como casi el 100% de los centros educativos se utilizan exclusivamente para el uso escolar.

¿Para cuándo una reforma educativa en la que se vincule la educación formal y  la no formal? ¿para cuándo veremos que las distintas administraciones se ponen de acuerdo para que los centros educativos no cierren ningún día laborable del año? ¿Para cuándo veremos cómo diferentes colectivos de profesionales de la educación comparten los centros de una manera normalizada, con contratos y convenios que dignifique a todos ellos? ¿Para cuando las familias dejarán de tener el problema recurrente de todas las vacaciones de qué hacer con sus hijos? En definitiva,¿para cuándo hablamos de la Educación en mayúsculas que cree ciudadanos del futuro y resuelva del presente?

Para el próximo 2014, no estaría nada mal que entre todos iniciásemos ese camino, el de crear futuro mejorando el presente.  

¡Feliz 2014 a tod@s!