miércoles, 21 de octubre de 2009

CC OO condena enérgicamente la agresión al director del CEIP de Nueva Montaña

El sindicato considera inadmisible la actitud de “hacer la vista gorda” de la Inspección ante los intentos del agresor de conseguir un curriculum propio para sus hijos e hijas.

A principios de octubre, se produjo la agresión del padre de unos alumnos/as del CEIP de Nueva Montaña (Santander) al Director de ese centro. CC OO, aparte de condenar enérgicamente esta agresión y ponerse a disposición del centro y el propio director para lo que fuera menester, ha hecho una serie de consideraciones.

En primer lugar, decir que, cuándo leáis estas líneas, probablemente ya se conozca la sentencia. El desarrollo de los trámites previos nos hace ver, a juicio de CC OO, la inutilidad de pedir leyes para considerar a profesor como autoridad. Basta para eso con las actuales leyes y la voluntad política de la Administración Educativa de turno que ha actuado, en esta ocasión, como acusación particular.

En segundo lugar, el hecho de que el citado padre pertenezca a una secta ultracatólica no hay que considerarlo como una mera anécdota que justifica los hechos. Para CC OO, esta manifestación de violencia no es más que la consecuencia de lo que la Iglesia católica y los sectores más conservadores de esta sociedad han sembrado con su campaña contra la materia de Educación para la Ciudadanía. El padre pensaría que “ya que estamos” ni Educación para la Ciudadanía ni ciertas partes de Conocimiento del Medio y “otros materias según y cómo”.

Y en tercer lugar, pensamos en CC OO que este incidente no ha sido algo imprevisto que llegó repentinamente. La Inspección Educativa tenía conocimiento de ello, porque los problemas vienen de atrás, incluso de un colegio anterior. Nos preguntamos, en primer lugar, si el traslado estuvo ajustado a legalidad o simplemente se hizo para demorar el estallido en el tiempo. La “instrucción” de la Inspección parece que fue tratar de dejar pasar las cosas evitando el conflicto, lo que ha hecho, lógicamente, que el padre se fuera creciendo y fuera incrementando hasta que el conflicto, efectivamente estalló.

Como conclusión decir que, para CC OO, la actuación de la Inspección Educativa de “esconder la cabeza debajo del ala” es inadmisible. La Inspección está para velar por el cumplimiento de las leyes no solamente por el profesorado sino, también, para no permitir que los padres y madres establezcan un escolarización a la carta, poniéndose por montera las normas de un estado democrático por mucho que ellos las considere de un rango inferior a sus creencias particulares. La Inspección Educativa, al igual que el profesorado tiene que constituirse en un baluarte del Estado de Derecho contra aquellos que se le “toman a beneficio de inventario”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario