jueves, 6 de diciembre de 2012

Si no va a dimitir, mejor callado

Tras bastante tiempo, en el que decidí, no hacer entradas de opinión en el blog, dado que estábamos inmersos en el proceso congresal, y múltiples problemas que me restaron tiempo para ello, hoy, día de la Constitución aprovecho para retomar esta singladura.

Lo primero que quiero hacer es agradecer a todos los que me habéis trasmitido vuestro apoyo y cariño tras mi reelección, además de volver a trasmitiros mi compromiso por el trabajo en defensa de los trabajadores y denunciando todos aquellos agravios a la clase trabajadora que se deban denunciar.

Y por aquí quería comenzar. Por denunciar otra vez más las actitudes con cierto aire chulesco que emplea el presidente de Cantabria, Ignacio Diego, cada vez que le ponen un micrófono delante y hace alusión a la educación de nuestra región.

Parece que todavía, el presidente no ha superado lo de ser el cacique del pueblo y no es consciente de lo que supone ser el presidente de todos los ciudadanos de Cantabria.

No deja de sorprender a cualquiera que crea en la Democracia como puede ser capaz de poner en cuestión a nadie cuando hace unos días ha sido noticia por no pagar una considerable cantidad de Euros que defraudo a todos no pagando el IVA. ¿Alguien piensa que el cualquier europeo, democrático y/o serio no hubiese dimitido un político "pillado" en tal delito? Pues Diego, recordándonos los mejores tiempos de Hormaechea, no sólo no dimite, ni da explicaciones, sino que se permite y a un instituto a calumniar a los profesores del Centro que reivindicaban la Educación pública frente a los recortes en la misma y la apuesta Opusiana que ha emprendido. ¿Trabajar? Cualquier trabajador de la enseñanza de nuestra región lo hace más que él, y si mira por la séptima planta de la calle Vargas, o por Peña Herbosa, toda esa caterva de fenómenos nombrados a dedo que tiene... ¡Mejor no sigo que me conozco!

Además tiene la caradura de decir que los sindicatos somos el problema de la educación de Cantabria. Pues bien, si los sindicatos somos el problema, ¿ la solución es la patronal representada por Díaz Ferran?¿ o la solución es un presidente condenado por no pagar 200.000€ de IVA?

Señor Diego, háganos el favor de ser serio! El problema le generó usted cuando entrego la Consejería de Educación al Opus Dei. Que nadie esta trabajando más que los trabajadores de la enseñanza para paliar los destrozos que ha generado usted con ese nombramiento, y que lo de demonizar a los sindicatos, cuando acaba de entrar en prisión el anterior presidente de la patronal  parece poco creíble. Y más cuando día a día, al menos desde CCOO estamos demostrando nuestro compromiso con los trabajadores y trabajadoras, así como por una educación publican una sanidad pública y un sistema de dependencia y pensiones que ustedes quieren dinamitar.

Así qué sí no va a dimitir, mejor callado para que no se den cuenta más ciudadanos de que personaje eligieron por Presiente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario