domingo, 8 de febrero de 2009

La “Faena” Docente en la Actualidad

(Lo denomino “faena” por no tengo muy claro si esto es sólo trabajo o nos están “toreando”)

Todos hemos oído alguna vez dichos tales como: “Vives mejor que un Maestro” o “Trabajas menos que un Maestro”, pues bien, no sólo estas afirmaciones no son ciertas, sino que en los últimos años la carga de trabajo a la que los docentes de Cantabria se están viendo sometidos es extraordinaria. Por ello, quiero hacer una reflexión pública, para que toda la Comunidad Educativa sea consciente de la situación a la que la se esta sometiendo a los docentes y todos comprendamos el “malestar” de estos, así como para que los responsables de la educación de Cantabria tomen medidas para paliarlo.

Pues bien, cojamos por ejemplo un docente de la etapa de Educación Infantil, lo mismo podríamos hacer con cualquier otra etapa, y/o área a impartir, y ejemplifico con esta por su cercanía a las familias, por la edad de los alumnos y la complicidad con la que transcurre el año escolar; pero al resto le sucede lo mismo.

Este docente tiene las 25 horas, como todos, de docencia directa a la semana, las otras 5 horas de permanencia en el Centro se suelen distribuir de la siguiente manera:

ü una hora para entrevistas y visitas de padres,

ü una hora para coordinar su trabajo con sus compañeros/as de ciclo,

ü una hora para Claustros, Consejos Escolares, Comisión de Coordinación Pedagógica, …

ü una hora dedicada a grupos de trabajo de planes institucionales, y

ü una hora de trabajo personal.

Además, todos los docentes tenemos otras siete horas y media de trabajo fuera del Centro, que normalmente se destina a preparar el trabajo de los días sucesivos, a evaluar el proceso de enseñanza – aprendizaje, corregir actividades realizadas, …

Hasta aquí, todo normal, no deberíamos quejarnos demasiado. Pero las circunstancias de estos últimos cursos han variado radicalmente, y el trabajo que la Consejería de Educación pretende que elaboren los docentes en las horas que no son de docencia directa es apabullante.

Pretenden que elaboren de nuevo los Proyectos Educativos de los Centros, así como los Proyectos Curriculares de cada una de las etapas. Estos documentos, de vital importancia, dado que contienen toda la información del Centro y el qué, cómo y cuándo de toda la labor docente. Son los documentos que plasman todas las reflexiones y acuerdos a los que se llegan tanto en el claustro como en el Consejo Escolar sobre que educación se va a llevar a cabo en ese Centro.

Para realizar estos documentos a la entrada en vigor de la LOGSE, el Ministerio de Educación, por aquel entonces decidió durante un tiempo, liberar una tarde a la semana a los docentes para que estos documentos se hicieran de la mejor manera posible. En la actualidad nada de eso, sino que además los docentes han de elaborar el Plan de Convivencia del Centro, revisar anualmente, y realizar los que no lo tengan el Plan de Atención a la Diversidad, de multiculturalidad, de Bilingüismo (los Centros Bilingües), PROA, PARTIC y PRETIC (nuevas Tecnologías), Proyecto de Centros Sostenibles, de Huertos y Jardines, Agenda 21,…

Pero a sabiendas que en el momento que se apruebe la Ley de Educación de Cantabria este proceso debe volver a empezar para adaptar estos documentos al nuevo marco legal.

Nadie se cree que realizar tanto Proyecto sea posible en una o dos horas a la semana, los docentes empleamos en este trabajo gran parte de nuestra jornada no docente, llegando épocas de la totalidad. Pero es que la cosa aquí no ha acabado, por si esto fuera poco y el trabajo fuese liviano, se les ha ocurrido en la calle Vargas, que para que puedan callar a la oposición en el Parlamento, y podamos tener unos informes PISA fabulosos hay que hacer estadísticas. Y todos a rellenar cuestionarios, que los equipos directivos montan en cólera cuando ven uno más, y no por realizarlos, sino pon tener que responder a unas baterías de preguntas que a veces rozan el ridículo, tal como: “ ¿Cuántos niños cogen el autobús en cada parada?” “¿Y cuántas niñas?” como si la diferencia de sexo a la hora de coger el autobús tuviera una importancia capital.

Aún con todo esto, el trabajo docente no ha acabado, falta la formación. Todos los docentes de Cantabria realizan formación para mejorar, seguir aprendiendo y poner en común experiencias laborales. Esta formación mayoritariamente tiene lugar en los CIEFP’s, tres en toda Cantabria: Santander, Torrelavega y Laredo. Por tanto, si alguien quiere hacer un curso de formación y no trabaja en estas localidades – la mayoría – tienen que desplazarse por su cuenta, después de salir de sus Centros, por lo normal después de las 17:00 horas. El curso comenzará como pronto a las 18:00 horas y terminará la jornada a la 20:00 horas. Después ha de ir a su casa, hacer el resto de jornada de trabajo. Porque, aunque no se lo crean, las clases del día siguiente hay que prepararlas, así como las coordinaciones, evaluaciones y demás labor docente propiamente dicha.

Mucho ha apostado el Gobierno Regional por la conciliación de la vida familiar y laboral en nuestra comunidad, pero la realidad es, que es para todos menos para los docentes, porque esta jornada laboral que les he narrado es la de cualquier docente de Cantabria, y es aún mucho peor si el destino de estos es distante.

Por tanto, una vez que conocen la realidad de la jornada laboral de los Docentes de Cantabria, a mí sólo me queda mostrarles mi más absoluto respeto y admiración, en cambio a los que dirigen la política Educativa de nuestra comunidad he de instarles a que corrijan estos agravios y mejoren sus condiciones laborales para que la Educación de Cantabria carezca de crispación entre el colectivo docente y todos boguemos en la misma dirección.


Publicado en el T.E. de Cantabria del mes de Enero

No hay comentarios:

Publicar un comentario