jueves, 26 de febrero de 2009

UN PROYECTO CONFEDERAL

La mayoría de la delegación de enseñanza en el 9º Congreso Confederal apoyó la candidatura de Ignacio Fernández Toxo a la Secretaría General. La portavoz de la delegación se dirigió al Congreso en nombre de una mayoría plural, que defiende otra manera de gobernar la organización, más integradora; que defiende la participación colegiada porque ser plurales no nos impide trabajar juntos, alcanzar objetivos juntos; que defiende un proyecto confederal en el que la capacidad de cooperación entre todas las organizaciones multiplica la capacidad de transformación del trabajo y de la sociedad.

Esa mayoría plural apoya la candidatura de Paco García en el X Congreso de la Federación de Enseñanza.

Fernández Toxo ha dicho que el 9º Congreso tiene que servir para acabar con las trincheras, tiene que servir para que en Comisiones Obreras haya sitio para todo el mundo, para que seamos capaces de integrar la pluralidad, para que todos y todas podamos trabajar sin necesidad de renunciar a nuestras ideas; tiene que servir para que se produzca un cambio en el modo de concebir el sindicato y el sindicalismo, sin zonas de exclusión. Hay que acabar con las zonas de exclusión, con los corralitos para marginar la pluralidad. Toxo ha reclamado debate y participación hasta la saciedad.

La mayoría de la delegación de la Federación de Enseñanza, por lo tanto, coincidía con el mensaje del actual secretario general de la Confederación y con el proyecto confederal acordado en el 9º Congreso.

Desde hace unos años, la mayoría de las organizaciones de la Federación de Enseñanza ha manifestado las deficiencias del trabajo y las exclusiones de personas y territorios que perjudicaban el interés común, emprobrecían nuestra acción sindical y disminuían nuestra capacidad de intervención social y política.

La Federación estatal tiene que ser la que garantice la cohesión de todas las organizaciones y la coherencia de nuestro discurso sindical. Para ello, son imprescindibles, por un lado, un marco de cooperación, coordinación y solidaridad y, por otro, una construcción colectiva del discurso sindical. La federalidad de nuestra organización y el respeto a la autonomía de nuestras organizaciones territoriales no dispersan ni el discurso, ni los recursos, ni nos desestructura organizativamente. Por el contrario, el pensamiento único, excluyente, autoritario, de los pequeños grupos que imponen al resto de la organización sus decisiones provoca la dispersión de los territorios porque se encierran en su propia realidad y terminan por elaborar su discurso exclusivamente desde esa realidad.

Necesitamos introducir cambios significativos en la estrategia sindical y en su
gestión.Unos cambios en los que todos debemos participar porque nos afectan a todos, y porque -lo repetiremos una y otra vez- la participación del conjunto de las estructuras de nuestra federación es lo único que garantiza nuestro fortalecimiento organizativo, nuestro protagonismo social, nuestra representatividad entre los trabajadores y trabajadoras de la enseñanza.

Un congreso es el momento para cambiar democráticamente lo que no funciona dentro de la organización. Queremos que el X Congreso de la Federación debata y elija -sin miedos, libremente-, una propuesta de cambio, de transformación, de integración, en la misma línea de lo acordado en el 9º Congreso Confederal de CC.OO. En este nuevo proyecto confederal el papel de la Federación de Enseñanza es muy importante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario