miércoles, 6 de mayo de 2009

Con el Opus hemos topado

Decía Josep Fontana algo así como que es proverbial la capacidad de indignarse de los privilegiados. Con esta frase podemos resumir bien a las claras la actuación tanto de la dirección como de los padres de alumnos del colegio Torrevelo.

Durante más de un mes han mantenido una disputa con el Gobierno Regional por la retirada del concierto de este centro, esgrimiendo un argumento tan débil dicho por ellos como que se sienten discriminados.

Precisamente hablan de discriminación aquellos que por el hecho de ser mujer no tienes derecho a recibir clase en ese centro, como cualquier escuela islamista, que relegan a las mujeres a otro plano. Aquellos que durante años, entendían que la educación era un privilegio de ricos. Aquellos que no entienden de la igualdad, y que creen en la democracia como algo que les posibilite gestionar los gobiernos para su beneficio. Estos que entienden que por ser quienes son han de tener derecho a todo y los demás son inferiores a ellos.

No entienden, ni quieren entender que esos tiempos, en Cantabria, están superados y lo único que evocan es un “tufillo” a rancio que repugna y la evocación de regímenes anteriores en los que se perseguía a la gente por sus ideas. No se resignan a que sus ideas no gobiernan ni a que ni el OPUS DEI, ni la Iglesia Católica pueden decidir sobre la política educativa que ha de seguir el Gobierno de Cantabria.

De este poco espíritu democrático siguen haciendo gala cuando ponen en duda la legitimidad del Gobierno porque ellos no lo votaron. Y se quejan de que esta decisión sea política y se deba a que su propuesta docente no “encaja” con el modelo educativo que la Consejería de Educación propone.

Nos preocupa y mucho que los trabajadores no sean los paganos de esta situación, pero también que todos los centros cumplan rigurosamente la normativa en materia educativa, por tanto nuestra cautela en este asunto nos llevará a vigilar que por un lado el OPUS DEI no haga gala una vez más de su influencia tanto política como mediática para reconvertir esta situación, y por otro a estar atentos a que la Consejería de Educación se mantenga firme su decisión y explique bien a las claras cuales son los motivos, para que no seamos los sindicatos de izquierdas los que “les saquemos las castañas del fuego” por una clara falta de talla política en sus direcciones generales, incapaces de debatir públicamente sobre este asunto.

El OPUS ha sido capaz de poner en el mapa a Mogro por la retirada del concierto al Torrevelo. ¿Será capaz la Consejería de Educación del Gobierno de Cantabria de decir que la trágica noticia para ese pueblo en materia educativa es que por falta de matricula, el Colegio público de allí puede cerrar sus puertas el próximo curso?


Publicado en el T.E. de Cantabria del mes de Mayo

No hay comentarios:

Publicar un comentario