lunes, 18 de octubre de 2010

Y después de la Huelga qué?

La jornada de huelga del pasado 29 de Septiembre mostró dos cuestiones interesantes. La primera es que los piquetes peligrosos y violentos no fueron precisamente lo que algunos medios de comunicación se encargaron de decir, más bien fuimos unos grupos de trabajadores que íbamos por los puestos de trabajo animando a secundar la huelga. Y segundo que la participación de la misma fue mucho mayor de lo que los medios preveían y menor de lo que hubiese sido deseable.

Pero, comprobando el panorama político que tenemos en este país, y en esta región hasta final de año, y con un ojo puesto en las movilizaciones de nuestros vecinos franceses – con cierta envidia, dicho sea de paso- debemos de pensar que la huelga no fue más que un hito en el recorrido que nos queda hasta conseguir, por un lado que no se toquen las pensiones. Por otro, que se recupere el poder adquisitivo de los trabajadores públicos, que por primera vez en la historia de la democracia se nos ha bajado el sueldo pocos meses después de haber firmado un acuerdo gobierno y sindicatos que apenas se nos incrementaba en sueldo un 0’3%. Y como punto fundamental, no sólo para la recuperación económica, sino para una mejora social importante la activación de políticas efectivas para una drástica reducción del número de desempleados, basada en la lucha contra el fraude fiscal, una fiscalidad más racional en la que los bancos hagan frente a sus responsabilidades respecto a la crisis mundial que han generado. Además de una apuesta contundente de las políticas sociales como base del estado del bienestar.

De este modo, la recuperación y salida de la crisis sería de una manera solidaria y apostando por el bienestar de esta sociedad que se ha visto envuelta en una recesión que han generado tanto los “mercados financieros” como los políticos plegados a las exigencias de estos primeros.

Aquí, en las propuestas de salida de la crisis de una manera solidaria es dónde los sindicatos hemos de estar trabajando de manera inequívoca para la sociedad, además de en la modernización de nuestras estructuras e interactuaciones con la sociedad, para que nos reconozcan como elementos solucionadotes de problemas y conflictos y no como una parte más de los problemas de esta sociedad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario