miércoles, 22 de julio de 2009

Reunión de Comillas: luces y sombras del Instituto Cervantes


El Instituto Cervantes ha cumplido ya sus primeros 18 años de andadura. Lo que en 1991 comenzó como un proyecto, deseado y necesario en España, para dar cohesión a la labor de difusión de la lengua y la cultura que ya se venía desarrollando desde diferentes estamentos estatales se ha convertido en una institución de reconocido prestigio, con implante en los cinco continentes.

De este recorrido la Federación de Enseñanza de Comisiones Obreras ha sido buen testigo pues ha sido la única organización sindical que desde un principio se interesó por todo lo relacionado con el Cervantes; tanto por las actividades a las que se dedicaba el Instituto, como por las relaciones laborales que se iban entretejiendo a partir de los trabajadores subrogados de la anterior administración y que culminaron en el complejo entramado actual de personal local, personal desplazado y desplazados fijos.

Así pues, FE-CCOO, que es buena conocedora de la realidad del Instituto Cervantes, además de celebrar los avances de una institución que se ha convertido en el símbolo de una España moderna que sitúa a nuestro país al mismo nivel del de otros países del entorno europeo, tiene que poner de relieve las carencias del Instituto en materia laboral y el deterioro en las relaciones sindicales de este último año.

Han sido muchos los esfuerzos realizados por el Instituto para dotarse de la actual red de centros en el extranjero, para tener una página web de referencia para los docentes de E/LE y para el hispanismo en general, asimismo reconocemos el trabajo efectuado para conseguir el reconocimiento del que hoy gozan los Diplomas de Español DELE, o el prestigio del CVC (Centro Virtual Cervantes), por no mencionar la publicación del PCIC (Plan Curricular del Instituto Cervantes). Mucho ha sido el trabajo realizado y buenos los resultados obtenidos, pero nada de ello habría sido posible sin la dedicación de unas plantillas mínimas y, por tanto, sobrecargadas de trabajo y con unos derechos laborales inciertos en los más de los casos.

Como a toda institución nueva, al Instituto Cervantes le queda mucho camino por recorrer. Su presencia es cada vez más demandada en más lugares del planeta, por lo que los responsables del Instituto tienen que decidir entre consolidación y expansión; entre ampliar las plantillas en, como mínimo, la misma medida en la que crece la actividad de los centros, o en dotar de trabajadores a los centros de nueva creación.

El Instituto Cervantes tiene problemas con su personal en España, pero sobre todo lo tiene y lo ha tenido con el de los centros del exterior. Como consecuencia del conflicto colectivo interpuesto y ganado por CCOO, los responsables del Cervantes tuvieron que iniciar un proceso negociador que terminó en 2006 con la firma de un acuerdo que vino a regular en parte las relaciones laborales de su personal en el exterior, pero quedaron por pactar importantes cuestiones que no pueden esperar por mucho más tiempo una solución satisfactoria para todos.

La Directora del Instituto Cervantes inaugurará la V Reunión de directores c on una conferencia que lleva por título “Nuevos desafíos del Instituto Cervantes” Los trabajadores de los centros del exterior esperan que entre esos desafíos se encuentre el acometer reformas laborales de calado en cuanto a laboralización del personal colaborador de los II.CC, ampliación de plantillas, mantenimiento de categorías laborales declaradas a extinguir de forma unilateral por parte del Instituto, establecimiento de una carrera profesional con reales posibilidades de promoción para los trabajadores y trabajadoras en el exterior, mejoras salariales que les perita al personal de los II.CC llevar una vida digna. FE-CCOO desea que se restablezcan unas relaciones sindicales deterioradas en el último años en las que prime la buena fe negocial.

Un caso especialmente penosos es el de los colaboradores externos, trabajadores todos ellos del Instituto, que a pesar de no mantener relación laboral con la institución, se ocupan de actividades de apoyo administrativo y cultural y realizan más del 70 % de la actividad docente en los centros del IC. Comisiones Obreras ya ha intentando, aun sin el éxito que se esperaba, la intermediación frente al Instituto para terminar con la situación irregular de los colaboradores de los II.CC. en un plazo razonable de tiempo y sigue mostrándose dispuesta a colaborar con el Instituto hasta alcanzar una solución satisfactoria para todos en este ámbito.

FE-CCOO espera que en el foro de la V Reunión de Directores se debata en profundidad sobre la situación laboral en los centros del exterior y se vea la necesidad de seguir avanzando en la consecución de mejoras tan deseables como necesarias para que el Instituto siga creciendo y afrontando los nuevos desafíos a los que ya se habrá referido la Directora General de la institución en su conferencia inaugural.

No hay comentarios:

Publicar un comentario