martes, 15 de febrero de 2011

Economía sumergida en la Enseñanza Pública

Estos días, al conocer que las diferentes Comunidades Autónomas, o bien no convocan oposiciones, o bien las "aplazan" como es el caso de Cantabria, están aflorando de una forma sorprendente una serie de "elementos" indignados por las decisiones gubernamentales.

Hasta el momento, muchos pensaban que los únicos afectados por la decisión que la convocatoria o no de oposiciones eran los agentes que las negociaban, por un lado, y los implicados por otro. Entendiendo por implicados por un lado los opositores más o menos veteranos y los funcionarios de carrera que tienen que formar parte de los tribunales.

¡Craso error! Ahora están emitiendo críticas de una manera casi colérica todos aquellos que se estaban lucrando de forma soterrada con lo que podemos dar en denominar el Negocio de las Oposiciones. Y digo Negocio de las Oposiciones en mayúsculas, puesto que ha llegado a mis oídos, pero no he podido certificar, que hay un número importante de personas que "preparando" a opositores se lo están llevando crudo.

No son las academias que abonan mayoritariamente sus impuestos. Son ese grupo de gente que "haciendo un favor al sistema" tienen o tenían montados sus "chiringuitos" llevándose algunos, la friolera de más de 10.000€ al mes todos ellos sin declarar.

Pero ya os digo, que hablo de oídas y que es muy difícil contar con que nadie denuncie esta economía sumergida que ahora comenzamos a ver que estaba, por lo visto, bastante arraigada en el sistema. En fin, creo que si este aplazamiento de ofertas sirve para desenmascarar a estos "crápulas" de la docencia, bienvenida sea.

No hay comentarios:

Publicar un comentario